OBEDIENCIA («OBEY»), estreno 22 de febrero

2Shares

La película, está ambientada en los disturbios de Londres de 2011, y muestra la lucha desesperada de un joven por mejorar su vida en medio de un ambiente familiar y social convulso. El film es un retrato agudo de la insondable crisis social que vive una parte de la juventud que se siente sin futuro. Los disturbios de Londres (que finalmente se extendieron a otras ciudades de Inglaterra) fueron un grito surgido de la creciente desigualdad social e injusticia que surgió de la Crisis Financiera Global que asoló al mundo, y fueron uno de los eventos más turbulentos en la historia británica reciente.

Obediencia no trata tanto de representar los disturbios en sí, sino de examinar cómo los jóvenes socialmente privados de sus derechos podrían verse obligados a participar en ellos. La fotografía de la película, corre a cargo del español Albert Sala, por la que fue premiado en el Festival de Tribeca.

Sinopsis: León, de diecinueve años, regresa a casa para cuidar de su madre alcohólica y adaptarse a la vida de adulto después de una adolescencia que pasó entrando y saliendo del hogar de acogida. Frustrado por su falta de educación y sus sombrías perspectivas, León encuentra consuelo en el boxeo. Pronto conoce a la rebelde y hermosa Twiggy (Sophie Kennedy Clark), que vive de okupa en casas abandonadas para escapar de la insensata riqueza de su familia. Mientras los rumores de disturbios comienzan en las calles y la policía y los manifestantes cercan el vecindario, León debe decidir si unirse a sus amigos y luchar o buscar una nueva vida con Twiggy.

Con un telón de fondo turbulento, Obediencia (Obey) es una mirada cruda e inquebrantable de la lucha de un joven por mejorar cuando el mundo parece estar completamente en su contra. El guionista y director Jamie Jones captura a la perfección la tensión inestable que impregnó uno de los períodos más violentos de descontento social en Londres. Y el recién llegado Marcus Rutherford, como León, ofrece una actuación asombrosa, llena de fuego, rabia y vulnerabilidad.

2Shares