Moonraker, 1979

moonraker
0Shares

La undécima película de la EON sobre James Bond, realizada en el marco de un furor mundial por la ciencia ficción desatado por el éxito de “LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, 1977”, sigue siendo a día de hoy la aventura más fantástica de 007. Su escala, ambición y sentido del espectáculo plantearon desafíos únicos al equipo de realización de la Saga.

El agente secreto James Bond recibe la orden de localizar la nave espacial Moonraker, que ha desaparecido misteriosamente. Sus primeras pesquisas lo llevan a seguir al millonario Hugo Drax, el constructor de la nave. Tras ser capturado por Drax, Bond descubre que el villano posee una base de lanzamiento de cohetes espaciales con los que se propone esparcir un gas tóxico que acabe con la vida terrestre, pero ésta no es más que la primera fase de un perverso plan que Bond intentará frustrar con la ayuda de la Doctora Goodhead.

Resultado de imagen de moonraker

Al final de “LA ESPÍA QUE ME AMÓ, 1977”, los créditos anunciaban que James Bond volvería en “SOLO PARA SUS OJOS”, Sin embargo, en las semanas posteriores al estreno, el productor Albert R. Broccoli y la United Artists decidieron que la próxima aventura de 007 adaptaría la tercera novela de Ian Fleming, “MOONRAKER”. El concepto era muy simple: llevar a James Bond al espacio. Tras percatarse de que podrían hacer coincidir su estreno con el lanzamiento del primer transbordador espacial de la NASA, Broccoli dijo que quería que “MOONRAKER” fuese “ciencia exacta”, no ciencia ficción.

Como en otras películas de la Saga desde “VIVE Y DEJA MORIR (1973)”, el guion exigía una amplia búsqueda de localizaciones. Cuando Broccoli visitó Brasil durante el estreno de “LA ESPÍA QUE ME AMÓ”, sus anfitriones lo llevaron a las cataratas de Iguazú. Tras aquello, decidió que la siguiente película de Bond se rodara en Brasil, para así aprovechar las oportunidades únicas que ofrecía la localización. Al volver, el equipo soñaba con rodar una escena durante el carnaval de Río.

Resultado de imagen de moonraker

Pero por motivos económicos, Broccoli decidió dejar Pinewood y mudar la producción de “MOONRAKER” a París. Tras ver el primer borrador del guion, el diseñador de producción Ken Adam consideró factible el traslado, pero le aconsejó al productor que reservara todos los estudios de la ciudad. Durante meses, la industria del cine francés quedó paralizada, ya que “MOONRAKER” monopolizó platós, estudios y departamentos artísticos.

El deseo de Broccoli, en palabras del productor ejecutivo Michael G. Wilson, era hacer “una película extravagante” basada en una miríada de ideos y escenas caras. Pero no todas pudieron incluirse: el proyecto de una escena con jets ultraligeros fue reciclado para “OCTOPUSSY, 1983”, y otra de las secuencias planificadas, ubicada en la Torre Eifell, se terminó transformando en el espectacular salto base de “PANORAMA PARA MATAR (1985)”.

Uno de los elementos que no podían descartar era el clímax en el espacio. Broccoli confió en el supervisor de efectos especiales Derek Meddings para que solucionara el problema. A contrarreloj, Meddings propuso el arriesgado plan de crear todos los efectos jugando con la cámara: primero, rodarían un elemento; luego, rebobinarían la cinta y rodarían el siguiente.

Cuando llegó el presupuesto, Broccoli descubrió que hacer la película costaría más del doble que cualquiera de los filmes previos. Tras examinar los beneficios de “LA ESPÍA QUE ME AMÓ”, tanto Broccoli como la United Artists aprobaron los cortes. Nunca antes se había puesto tanto dinero en una única aventura cinematográfica de 007.

Para la escena de apertura, Michael G. Wilson quería que alguien empujara a Bond, sin paracaídas, de un avión. Tras localizar a los mejores paracaidistas del mundo, los realizadores se enfrentaron a dos problemas: cómo ocultar los paracaídas y como montar una cámara de 35 mm en un dispositivo que no hiriera al operario cuando su paracaídas se abriera. Wilson, junto al montador y director de la segunda unidad John Glen, viajaron a California para filmar la secuencia. Emplearon una cámara de titanio ultraligera y una lente Panavision experimental de plástico. El metraje fue espectacular.

Resultado de imagen de moonraker

Respecto al elenco, ficharon al actor francés Michael Lonsdale como Hugo Drax, a la americana Lois Chiles como la doctora Holly Goodhead y a la francesa Corinne Clery como Corinne Dufour. El papel de Chang, secuaz de Drax, recayó sobre Toshiro Suga, el profesor de aikido de Michael G. Wilson. Dada su popularidad tras “LA ESPÍA QUE ME AMÓ”, Richard Kiel volvió como Tiburón. Y, tristemente, “MOONRAKER” sería la última película de la Saga en contar con Bernard Lee en el rol de M.

El rodaje fue una prueba de resistencia que entraño complejos rodajes alrededor del globo. En Brasil, el especialista Richard Graydon se lanzó desde el borde de un teleférico para una toma que dejó a todo el mundo sin respiración. En las cataratas de Iguazú, ni la caída de la lancha de Bond ni su ala delta pudieron filmarse como es debido, de modo que hubo que encargar miniaturas en Inglaterra. En Venecia se tuvieron que atravesar arduas negociaciones para poder rodar la persecución en las lanchas por los centenarios canales de la urbe. En Francia, las secuencias de ingravidez requirieron días y días para filmar a una docena de actores suspendidos por cables.

En Pinewood, la presión sobre Derek Meddings y su equipo fue enorme. La cantidad de planos trucados se contaba por cientos. Crearon docenas de maquetas para los transbordadores, la estación y los escombros espaciales, y las modificaron según el plano a rodar. Cualquier fallo implicaba empezar  de nuevo. Para los planos de la batalla espacial, cada fotograma debía soportar 48 exposiciones. El más mínimo reflejo o mota de polvo habría arruinado el trabajo. Para crear el efecto de desintegración de la estación espacial, el equipo obtuvo dos pistolas, cerró el estudio de Pinewood y destrozó la maqueta. Meddings obtuvo una nominación al Óscar por los efectos de la película.

Para la banda sonora se volvió a contar con John Barry. Shirley Bassey se ocupó de nuevo de la canción principal, con la letra de Hal David. En “MOONRAKER”, Barry usó por última vez el tema 007 que creó “DESDE RUSIA CON AMOR”. El compositor lo empleó de forma magistral en la secuencia de la persecución de lanchas en Brasil.

Resultado de imagen de moonraker escenas brasil

La escala y los logros técnicos de “MOONRAKER” la convirtieron en un memorable aporte al canon de James Bond. Tras su estreno en el verano de 1979, la película rompió numerosos récords de taquilla y llevó a 007, literalmente, a nuevas alturas. Sin embargo, la cinta también marcó el final de una época definida por la introducción de elementos propios de la ciencia ficción y la fantasía en el universo del personaje.

Moonraker-poster
Título original: Moonraker
Año: 1979
Duración: 126 minutos
País: Reino Unido
DirecciónLewis Gilbert
Guion: Christopher Wood (Personaje: Ian Fleming)
Música: John Barry
Fotografía: Jean Tournier
RepartoRoger Moore, Lois Chiles, Michael Lonsdale, Richard Kiel, Corinne Cléry,Bernard Lee, Lois Maxwell, Geoffrey Keen, Desmond Llewelyn, Toshirô Suga,Jean-Pierre Castaldi, Walter Gotell
Productora: Co-producción GB-Francia; Danjaq / Les Productions Artistes Associés / Eon Productions
Género: Aventura, acción
Premios:
1979: Nominada al Oscar: Mejores efectos visuales

Tema principal

0Shares