JOHN FORD EL MAESTRO DEL WESTERN, especial en +QCine

El director John Ford se ve sentado en el lado izquierdo y a su derecha una camara
0Shares

John Ford, es una de las figuras más carismáticas del arte de las imágenes en movimiento, que se definió a sí mismo como «un director de westerns», pero que el tiempo nos dejó claro que fue mucho más que eso, fue uno de los mejores directores de la historia del cine.

En su filmografía podemos encontrar clásicos como, La diligencia, Las uvas de la ira, Que verde era mi valle, Pasión de los fuertes, El hombre tranquilo, Cuna de heroes, El sargento Negro, Centauros del desierto y El hombre que mató a Liberty Valance. Una producción impresionante para un director espectacular.

JOHN FORD UN DIRECTOR TOTAL

John Martin Feeney, así se llamaba, comenzó su carrera cinematográfica con el nombre de Jack Ford, y fue un actor, director y productor cinematográfico estadounidense, cuatro veces ganador del Premio de la Academia. Con una carrera profesional de más de 50 años, en la que participó en casi todas las facetas del arte cinematográfico antes de dedicarse a la dirección, Ford dirigió más de 140 películas, muchas de ellas de cine mudo, y está ampliamente considerado uno de los cineastas más importantes e influyentes de su generación. Cineastas como Ingmar Bergman y Orson Welles lo consideraban uno de los grandes directores de cine de todos los tiempos.

SU ETAPA DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

John Ford, participó en la Segunda Guerra Mundial como oficial de los servicios cinematográficos de la Armada de los Estados Unidos y fue herido en combate durante la batalla de Midway. Tras el final de la guerra continuó siendo reservista, colaboró en la realización de documentales durante la Guerra de Corea y la de Vietnam y alcanzó el grado de contraalmirante.

El cine de John Ford se caracteriza por su sentido del humor, por la nostalgia, por la épica y la intimidad, pero sobre todo por la emoción. Su obra es amplia, rica y compleja, y se extiende desde los inicios del cinematógrafo hasta finales de la década de los sesenta, atravesando y llenando de sentido buena parte de la historia del cine, salvando barreras tan pronunciadas como el paso del mudo al sonoro, que lo hizo con solvencia, no como otros, que se hundieron y desaparecieron.

LOS COMIENZOS DE JOHN FORD

Su hermano Francis resultó de capital importancia en la relación inicial de Ford con el cine, pues siguiendo sus pasos llegó a Hollywood para enrolarse a su sombra en la productora de Thomas H. Ince, en la que el otro ya ejercía de director de westerns de dos rollos, después de haber trabajado como actor y ayudante de dirección. De su hermano imitó el apellido Ford y pronto cambió su nombre por el de Jack.

Jack Ford, como entonces se hizo conocer, aterrizó en los ambientes cinematográficos en 1914 para seguir un intenso aprendizaje como chico de los recados, regidor, doble de otros en secuencias de acción y actor ocasional en todo tipo de películas. En ese corto y borroso período de tiempo tuvo el privilegio de intervenir como figurante y receptivo testigo en el rodaje de la gran obra maestra del cine, El Nacimiento de una nación de David W.Griffith.

PERIODO MUDO Y PRIMEROS AÑOS DEL SONORO

En el periodo mudo dirigió hasta sesenta y cuatro películas, entre westerns, policiacas, melodramas y de aventuras, pero solo se conservan una docena de películas. Fue en 1917 cuando John Ford accedió a la dirección , con The Tornado aunque la más antigua que se conserva es Straight Shooting de ese mismo año. Podemos destacar también títulos como El caballo de hierro de 1924, Tres hombres malos de 1926 y Cuatro hijos de 1928.

A partir de 1928 el cine sonoro llegó y el director continuó como si nada dirigiendo sin problema, aprovechando las ventajas del sonoro, pero con la misma forma de dirigir de siempre. Se adaptó muy rápido y eso le valió para realizar muchas películas de gran renombre, como llegarían después. El gran John Ford, empieza con la película La Patrulla Perdida de 1934.

La Patrulla Perdida, cuenta la dramática travesía del desierto de un grupo de soldados asediados por la climatología, un enemigo invisible que se funde con el sobrecogedor escenario y la propia imaginación. Con este título laten ya de forma más o menos clara, buena parte de los temas y los personajes sobre los que se vertebraría después su universo más reconocible, de especial manera en los westerns.

JOHN FORD EL REY DEL WESTERN

Pero sería La Diligencia de 1939, un autentico Western, precisamente, el que marcaría definitivamente, un punto de inflexión en su  trayectoria y sobre el que se asentaría buena parte de su reputación. Era la primera vez que emplazaba su cámara en la inmensidad rocosa de Monument Valley o situaba delante de ella a John Wayne para que personificara el eje central de este heterogéneo grupo de hombres y mujeres, repleto de matices vitales, de grandezas y mezquindades, que huye a galope tendido, del asedio de un puñado de indios airados y de sus propios fantasmas, por pura supervivencia y en busca de una perdida dignidad.

En este universo del Western, de grandes espacios, grandes galopadas, de gestos heroicos e intimidades melancólicas, hizo Ford un amplio puñado de obras maestras que van desde, Pasión de los fuertes de 1946, Ford Apache de 1948, la legión invencible de 1949, Rio Grande de 1950, Centauros del desierto de 1956, Misión de audaces de 1959, Dos cabalgan juntos de 1961, El gran combate de 1964 y El Hombre que mató a Liberty Valance que dejo para el final porque aunque es de 1962, dos años antes que El gran combate, me gustaría decir que esta es de las últimas grandes películas que vi del gran John Ford, y me parece una obra maestra absoluta.

UN DIRECTOR QUE INNOVÓ Y CREÓ ESCUELA

John Ford fue un director que innovó en campos como la fotografía con películas como por ejemplo, Hombres Intrépidos, La Diligencia, Qué verde era mi valle con el uso maravilloso del blanco y negro, Centauros del desierto como una de las obras maestras del cine en la utilización de los grandes escenarios y la fotografía en color, el encuadre y la puesta en escena entre otras muchas cosas más.

En el cine de Ford los personajes son esenciales, alguno de ellos ha pasado a la historia del cine como clásicos e incluso héroes, por ejemplo Ethan Edwards (John Wayne) por Centauros del desierto, Mary Kate Danaher (Maureen O’Hara) por El Hombre tranquilo. Esto ha mitificado aún más al director y por supuesto en el caso del actor John Wayne donde se le conoce sobre todo por su colaboración en Westerns unidos a este director, pero además otros actores y actrices se han beneficiado de el gran éxito de sus películas para pasar a ser dioses en el olimpo de las estrellas de cine.

El programa de radio +QCine, realizará hoy jueves 14 de noviembre, un primer especial dedicado a John Ford, de un total de cinco programas. Puedes escucharlo en +QCine de Radio Nova(escucha aquí online), en la emisión que realizamos en directo desde las 20 a las 21 horas, en Radio Nova (Vilanova del Camí). También podrás descargar los audios en Ivoox, Itunnes y Spotify. Para sugerencias y consultas: masquecine@radinova.cat

0Shares