JAMES STEWART, uno de los más grandes actores de Hollywood

James Stewart era uno de los actores más respetados y queridos, de la industria del cine de Hollywood. Es lo opuesto a una estrella y, sin embargo, resplandeció como pocos. Se ocultó tras su normalidad para convertirse en un actor excepcional que se consagró a sus personajes. Su filmografía es ejemplar, en calidad. No se le resistió ningún género y trabajó con los mejores directores contemporáneos.

JAMES STEWART UN ACTOR ÚNICO

James Stewart es el salvoconducto perfecto para disfrutar de una buena interpretación. Se limitó en su vida hacer bien su trabajo, sin más, luego, llegó el éxito y siguió siendo fiel a sí mismo. Este señor representa como pocos al actor en estado puro, aquél que no duda en sacrificar el carisma en aras de la eficacia. Su imagen, aunque cotidiana, no pasó desapercibida. Este larguirucho con tendencia a mirar al suelo con más frecuencia que los demás, parco en palabras y de lentos pensamientos, dio una nueva dimensión al héroe del oeste y al personaje de comedia.

TRABAJÓ CON LOS MEJORES DIRECTORES

El destino le unió a cuatro directores formidables de la época, y que le ayudaron a diseñar su personalidad cinematográfica. Uno de ellos, el gran Frank Capra, que lo cogió cuando estaba empezando y con él se embarcó en las comedias idealistas y buenistas, por otro lado tuvo una gran relación con el gran director del suspense, Alfred Hitchtcock  y con Anthony Mann, que lo consagró con algunos de sus mejores Westerns, ambos modificaron su registro y le confirieron un lado oscuro. Y el mítico John Ford le usó para mostrar la desmitificación de los tiempos gloriosos del Western en el inolvidable film, El hombre que mató a Liberty Valance,  película clave en su cine y la cual es cosiderada una de sus obras maestras.

Durantes los estudios universitarios, estuvo probando el teatro y le gustó. Entre los años 1932 y 1935, se fogueó en los escenarios. Ya estaba listo para dar el gran salto, la próxima parada sería….Hollywood. La MGM le ofreció un contrato de siete años.Y debutó en el cine en La voz que me acusa, con el gran actor Spencer Tracy (La costilla de Adam, El Padre de la novia). Y sin prisa pero sin pausa empezó acceder a papeles de más importancia.  Y en su primera etapa de MGM, James Stewart pasó de mano en mano a otros estudios, dejando buenas muestras de su talento.

Su gran oportunidad llegaría de la mano del director Frank Capra, , que fue uno de los cuatro grandes directores que le influenciaron. Este director le ofreció un papel en la película Vive como quieras. A partir de entonces llegarían títulos como son, El lazo sagrado y En este mundo traidor. Todo ello como antesala de otro gran éxito que llegaría de nuevo junto a Frank Capra, como es, Caballero sin espada de 1939. La película cristalizó su perfil de Don Quijote que lucha en solitario contra todos los elementos y termina ganando la partida. Aquí vemos un renovado actor, donde se come la pantalla y se gana al público de principio a fin.

SU PRIMER OSCAR

El Oscar se empezaba a ver cada vez más cerca. Su gran interpretación en la película, Historias de Filadelfia, del 1940, con Cary Grant, Katharine Hepburn en el reparto le llevó a conseguir el deseado Oscar de la academia. Gran comedia, ligera y elegante, de altos vuelos. Una gran película. Una obra maestra. Después de esto estuvo alistado en la segunda guerra mundial hasta el 1945, donde regresó como Coronel, y su fama no hizo más que acrecentarse.

SU GRAN PELÍCULA, POR LA QUE SERÁ RECORDADO

Al volver de su participación en el frente como piloto, dejó MGM, para unirse a la productora independiente, Liberty Films, recién creada por Frank Capra y otros directores más. Con ella rodó, ¡Qué bello es vivir!, el único título que realizó la productora, y la mejor película de Frank Capra. Hoy día esta película es considerada también, la mejor dentro de la carrera del actor, y siempre que hablamos de ella, pensamos en George Bailey, el protagonista bonachón que se sacrifica para sacar la empresa de empréstitos familiar adelante.

Ese éxito de crítica y la nominación de nuevo para el Oscar, lo puso nuevamente en lo más alto, pero no conseguía hacer otro gran éxito, hasta que se encontró con el maestro del suspense, Alfred Hitchcock. Juntos empezaron con, La Soga de 1948, maravillosa película en un único plano secuencia, para unos años más tarde volver en 1954 con, La ventana indiscreta. Y cerraría el circulo con, El hombre que sabía demasiado de 1956 y la obra maestra del maestro del suspense, Vertigo de 1958. Estas cuatro grandes películas ayudaron hacer mucho más grande el mito de un actor, impasible, bondadoso, algo tímido, que supo conjugar los títulos más cómicos, con los papeles más oscuros y dramáticos.

LOS WESTERNS Y HITCHCOCK NOS MOSTRARON LA OTRA CARA DEL ACTOR

Otra gran asociación, fue la que tuvo junto al gran director Anthony Mann, empezó en 1950 con el filme Winchester 73, y dos años después llegaría Horizontes lejanos. El director hizo un buen número de Westerns más bien sombríos. Y encontró en James Stewart el prototipo de personaje intimista de sus películas, poco amigo de las armas y de las sonrisas, más bien solitario, papeles donde el personaje busca la redención. Colorado Jim (1953), Tierras lejanas (1954) y El hombre de Laramie (1955), son otros de los buenos trabajos realizados con Anthony Mann.

Entre medias de todos estos títulos fue haciendo interesantes trabajos pero en 1962, llegaría una obra maestra de John Ford y de James Stewart, El hombre que mató a Liberty valance, junto al gran John Wayne, James Stewart interpreta a un anciano senador del Congreso de los Estados Unidos, que explica a un periodista por qué ha viajado con su mujer, papel interpretado por Vera Miles, para asistir al funeral de su viejo amigo Tom Doniphon (John Wayne). La historia empieza muchos años antes, cuando Ransom era un joven abogado del este que se dirigía en diligencia a Shinbone, un pequeño pueblo del Oeste, para ejercer la abogacía e imponer la ley. Poco antes de llegar, fue atracado y golpeado brutalmente por el temido pistolero Liberty Valance. Es un clásico del western crepuscular, y una obra maestra, muy madura.

Aunque estaba en plena forma, ya en su etapa más madura, el cine ya no parecía tener un sitio para hombres de su generación. En el final de la década de los 60 y principios de los 70 la sociedad estaba demasiado desencantada para verse reflejado en este idealista que seguía creyendo en las esencias de una América que ya no existía. Así que el actor se resignó a ser un secundario de lujo en películas como, Aeropuesto 77, salvo una excepción, El Club social de Cheyenne, de 1970. Un western en toque de comedia dirigida por el actor Gene Kelly, y en el reparto contó con un gran actor como compañero, Henry Fonda.

James Stewart fue uno de los actores más grandes de la historia del cine, y un buen puñado de películas lo demuestran. Fue un clásico desde el mismo momento en que nació para el cine. Un actor intemporal fuera de las modas. Su sobriedad interpretativa estaba fuera de toda duda, y la forma en que se enfrentó al mundo del star system le hicieron distinguirse del resto de sus compañeros. No iba para estrella pero lo terminó siendo sin dejar demasiado por el camino. Para el espectador fue un respiro ante tantos galanes o héroes de cartón piedra, que pocas veces se salían de sus casillas, pero él nunca consintió que nos aburriésemos con sus películas. Al final tres años antes de su muerte en 1984 le llegó otro reconocimiento en los Oscar, para recibir el premio honorífico a toda una carrera.

+QCine, el programa que emitimos en Radio Nova, realizará un largo especial sobre la vida y obra de este gran actor. Además como complemento, tendremos la sección, Adivina a que película pertenece la melodía, donde deberéis adivinarla junto a Javier Pérez-vico el co-presentador del programa, el tema que estará sonando. El programa de radio +QCine, se emite en directo de 20 a 21 horas. Puedes escucharlo en +QCine de Radio Nova(escucha aquí online). También podrás descargar los audios en Ivoox, Itunnes y Spotify. Para sugerencias y consultas: masquecine@radinova.cat