El nacimiento de una nación (1915)

El-nacimiento-de-una-nación-1915

Película

El mérito de la película de D. W. Griffith muchas veces es eclipsado por su contenido: un relato de 190 minutos sobre la guerra de secesión americana y el posterior ascenso del Ku Klux Klan. Su argumento retrata los problemas que surgen cuando se concede el mismo estatus a blancos y negros, y celebra la valentía de una sociedad secreta que 'salvó el sur de la anarquía del predominio negro'.

Desde un punto narrativo y técnico, fue una de las más innovadoras de los primeros años del cine. Otros directores habían ayudado a forjar el lenguaje básico del cine, pero fue Griffith quien lo sublimó y convirtió en gramática, uniendo estas técnicas entre sí y ampliando un lenguaje que le permitiría narrar la historia de dos familias alejadas por la guerra civil.

La película está dividida en dos partes. En la primera explica en esencia el motivo por el cual el norte y el sur se separaron o pelearon. En la segunda parte, después del asesinato del presidente Lincoln, empieza con una historia alternativa de una sociedad de posguerra, donde el hombre negro 'sencillo' está corrupto. 

Griffith recurrió a actores mulatos o blancos con maquillaje para los protagonistas negros, dando por hecho que no había ningún actor negro en California. A pesar de las quejas de la National Association for the Advancement of Colored People, el filme recaudó unos 18 millones de dólares. También fue un estimulo de interés por el Ku Klux Klan, que seguía más vivo que nunca en el momento del estreno de la película.Ku-Klux-klan

Escenas magistrales

  • El recurso al plano detalle permite destacar elementos de la acción con gran carga dramática.

Así ocurre con el plano de la flor que el encandilado Stoneman le entrega a su amada; o la foto que Cameron ve de su amor platónico; el plano corto del gato de la familia Cameron, que se abalanza sobre un cachorro de perro, que subrayado con el intertítulo "Hostilidad", anticipa la crueldad del conflicto civil que se narrará más adelante. Algunos de estos detalles son recortados visualmente con cachés (catchs), recurso que Griffith utilizó con profusión.

  • La utilización de los planos generales.

Nunca el cine había ofrecido espacios tan amplios, mostrando la inmensidad de los campos de batalla, con el colosal despliegue de extras y efectos especiales (cañonazos y bombardeos) con que contó el film. Pero además este tipo de plano es utilizado de forma expresiva, como en la escena en que Lincoln tiene que tomar decisiones drásticas de guerra. Estas secuencias concluyen siempre con el presidente meditabundo y preocupado, encerrado en la soledad del plano general.

  • Montajes paralelos.

Muy frecuentes a lo largo de la película. Por lo general, concluyen con su popular salvamento en el último instante, como en la secuencia de salvamento de Flora Cameron, perseguida por Gus el renegado. O en la secuencia final, con el salvamento de las familias acorraladas por el ejército negro insurgente, llevado a cabo por las tropas del Ku Klux Klan. En estos montajes, Griffith ya desarrolla el progresivo acortamiento de los planos de las diferentes acciones a medida que estas se acercan a su confluencia final, circunstancia que las dota de una progresión rítmica constante a medida que se acercan al clímax de acción. Con el montaje paralelo Griffith crea contrastes dramáticos entre las acciones. En la secuencia previa a la partida de las tropas sureñas al frente, en las que se montan en paralelo tres acciones: el baile de despedida, la celebración en la calle con fuegos artificiales, y la inquietud en los hogares donde mayores y niños esperan la inaplazable partida de las tropas. Con ello surge un contraste dramático muy emotivo, al combinarse la alegría de las celebraciones con la tristeza de la partida.

  • La profundidad de campo.

Utilizando objetivos de distancia focal corta con un ángulo de visión amplio y que magnifican las distancias y el espacio, de modo que en un solo plano se muestran varios planos visuales en profundidad, con más información que además puede ampliarse rápidamente en la misma toma con travellings, panorámicas... Por ejemplo: la secuencia en la que la mujer con sus hijos, en primer término, ve partir a las tropas y con un pequeño movimiento de cámara se muestra el campo de batalla en el que desfilan cientos de soldados en un plano lejano.

Descubrimientos narrativos de Griffith

Asesinato de Lincoln

Se ofrece un meticuloso tratamiento de la fragmentación espacial. El teatro en plano general de referencia, donde van a ocurrir los acontecimientos: el plano general corto del palco, donde disparan a Lincoln, el plano medio de los protagonistas en las butacas, el plano general corto del escenario. La inclusión de estos planos habría sido de muy difícil comprensión para el espectador de entonces de no haberse incluido una y otra vez el plano general de referencia, que permite integrar los detalles de la acción. Curiosamente, el único plano que no se puede ubicar en el espacio global es el del asesino, que de esta forma adquiere la dimensión de personaje oculto.

En cuanto al tratamiento del tiempo, también se observa ya la creación de una temporalidad abstracta. Por un lado, las tres horas que aproximadamente dura la acción narrada (que se puede medir por la duración de la obra representada en el teatro, Nuestro primo americano, de la que se muestra el comienzo del primer y tercer acto) se reducen a los cinco minutos que aproximadamente dura la secuencia. Esta compresión temporal no impide, por otro lado, el alargamiento de otros fragmentos aislados, como puede ser el momento del disparo, que se dilata unos segundos con la inclusión de un plano del escenario (lo que genera cierto suspense).

Persecución de Gus, el renegado

En esta secuencia se aprecia la eficacia del montaje paralelo. Por un lado, permite contrastar en su inicio la soledad y fragilidad de Flora Cameron con la ternura de la ardilla que está en el árbol, creando una metáfora evidente. A la vez se incluyen los planos de Gus, que merodea alrededor, significando una amenaza para la joven.

Instantes después se introduce otra línea de acción, la del hermano de la chica que, preocupado por su ausencia, sale a buscarla. Poco a poco, las acciones de los tres personajes van a confluir, cuando el hermano consiga llegar a tiempo de ver como las amenazas de Gus hacen precipitarse al vacío a su hermana. Finalmente consigue recuperar el cuerpo moribundo de su hermana. Hasta este punto se ha producido un montaje alternado con la persecución de los tres personajes, en un frenesí de planos que muestran las referencias visuales del paso de cada uno de ellos por los mismos sitios, permitiendo al espectador calcular el tiempo que les separa.

Griffith desarrolla con acierto estas técnicas novedosas y complejas en un tiempo en que la narración fílmica se encuentra en un estado primitivo. Aún las mejora en su siguiente película, Intolerancia, y con ello establece unos recursos que el cine ya los ha hecho suyos.

Ficha técnica y artística:

El-nacimiento-de-una-nación-1925

Titulo original: The Birth of a Nation
Dirección: D. W. Griffith
Guion: D.W. Griffith, Frank E. Woods (Novela: Thomas F. Dixon Jr.)
Música: Película muda (Joseph Carl Breil, D.W. Griffith)
Fotografía: G. W. Bitzer (B&W)
Productora: David W. Griffith Corp.
Reparto: Lillian Gish, Mae Marsh, Henry B. Walthall, Miriam Cooper, Mary Alden,Ralph Lewis, George Siegmann, Walter Long, Robert Harron, Wallace Reid,Joseph Henabery, Elmer Clifton, Josephine Crowell, Spottiswoode Aitken,George Beranger
Género: Drama, Bélico, Histórico
Duración: 190 minutos
País: Estados Unidos
Año: 1915

Perfil del director:

Griffith

1875 - 1914

David Llewelyn Wark Griffith nació en Kentucky en 1875. Hijo de un héroe del bando confederado de la guerra americana de secesión. Tras unos primeros intentos fallidos de hacer carrera como director o escritor de teatro, Griffith se decantó por el cine.
Aunque su primer guión fue rechazado por Edwind S. Porter (1870 - 1941), le dieron un pequeño papel en Rescued form a Eagle's Nest (1908), del mismo director. Griffith dirigió en los seis años siguientes más de 400 películas y descubrió a una de las mayores estrellas del cine estadounidense, Mary Pickford.

1915 - 1918

A El nacimiento de una nación le siguió Intolerancia (1916), una ambiciosa y costosa declaración a favor de la paz en el mundo. La película no despertó el interés del público y dejó al director arruinado.

1919 - 1924

Griffith unió fuerzas con Charlie Chaplin, Mary Pickford y Douglas Fairbanks para crear la United Artists, lo que les permitió distribuir sus películas sin pasar por los estudios. Tres de ellas, Lirios rotos (1919), Las dos tormentas (1920) y Las dos huerfanitas (1921) fueron muy bien recibidas, pero nunca al mismo nivel que El nacimiento de una nación. Tras el fracaso de Isn't Life Wonderful? (1924), Griffith abandonó United Artists para trabajar como director de diversas productoras.

1925 - 1948

Sólo hizo tres películas más: Lady of the Pavements (1929), donde experimentó con el sonido, mientras que Abraham Lincoln (1930) y The Struggle (1931) intentaron combinar las aparatosas nuevas tecnologías con el estilo fluido de Griffith, pero con poco éxito. En 1936, Griffith fue contratado para filmar la escena del terremoto en San Francisco, dirigida por Woody Van Dyke (1889 - 1943), aunque no apareció en ningún crédito. Murió de una hemorragia cerebral en el hotel Knickerbocker en Hollywood el 23 de julio del año 1948.