La sociedad en el cine

Soy un fugitivo

Durante las dificultades económicas de la gran depresión, las películas proporcionaban una forma de evadirse accesible a muchos, un lugar donde el público estadounidense podía ver las vidas de los demás. Por el módico precio de una entrada, el espectador entraba en un mundo sofisticado y de glamour, un ejemplo claro se daba en películas como "Gran Hotel, 1932" y "Un ladrón en la alcoba, 1932" también se podía conocer las vidas de grandes hombres, como Louis Pasteur y Émile Zola a través de películas biográficas. Con "Ciudadano Kane, 1941", el público podía viajar por la vida de una celebridad de sus tiempos, el magnate de los periódicos, William Randolph Hearst.

Resultado de imagen de ciudadano kane

En ocasiones, los estudios empleaban su poder influenciador para educar al público sobre alguno de los rasgos más oscuros de la sociedad estadounidense. En 1931, Warner Brothers compró un documento autobiográfico de Robert Elliott Burns, que fue publicado primero en la revista True Detective y después como libro, I am a Fugitive from Georgia Chain Gang. A pesar de las dudas sobre el material, y que un director lo desestimó por considerarlo inapropiado para unos tiempos en que "el público está deprimido hasta tal punto de que muchos se están tirando por la ventana", el estudio perseveró y Burns, aunque en teoría todavía era fugitivo, fue contratado de manera secreta para trabajar sobre un primer borrador de guion. El éxito de "Soy un Fugitivo, 1932", dirigida por Mervyn LeRoy (1900 - 1987), y con Paul Muni en el papel del fugitivo James Allen, mostró la brutalidad del sistema penitenciario del sur de Estados Unidos.

Resultado de imagen de soy un fugitivo, 1932

Fritz Lang (1890 - 1976) dirigió una fuerte crítica de otro secreto vergonzoso de los Estados Unidos. "Furia, 1936" se inspiró en los hechos reales de un doble linchamiento en San Jose años antes. Spencer Tracy  daba vida a Joe Wilson, un hombre acusado erróneamente del secuestro de un niño. Cuando un grupo de exaltados quema la cárcel, se escapa, pero finge estar muerto para que los culpables tengan que enfrentarse a un cargo de asesinato. En realidad, los que sufrieron los linchamientos eran en mayor parte negros, un hecho que ningún estudio quiso publicitar entonces. El poder único de "Furia" se manifiesta en la manera en que el público es convidado a sentir una empatía incómoda con los linchadores, que se convierten también en víctimas.

Resultado de imagen de Furia, 1936

Frank Capra (1897 - 1991) ofreció una visión más brillante del hombre corriente. El historiador Robert Sklar culpa del éxito de Capra a "su capacidad para convencer al público, que estaba viendo en la pantalla sus propias fuerzas y fobias, sus propios sueños y valores". Los héroes clásicos de Capra, como Longfellow Deeds, que intenta deshacerse de 20 millones de dólares que ha heredado en "La alegría de vivir, 1936) son personas inocentes, y son, en cambio, los adinerados, apoderados y cínicos los que se aprovechan de su buena voluntad. Los héroes de Capra pueden ser engañados por políticos corruptos y del capitalismo, pero no son forasteros, sino héroes ajenos.

Resultado de imagen de la alegria de vivir, 1936

Plasmar la vida de los desposeídos fue más problemático. Cuando Darryl Zanuck compró los derechos de la novela "Las uvas de la ira, 1939", de John Steinbeck, muy pocos podían reconocer el destino de los refugiados de Dust Bowl. La versión cinematográfica, muy sensible, realizada por John Ford (1894 - 1973) llegó al consciente colectivo de los espectadores de la década de 1940.

Resultado de imagen de Las uvas de la ira

Relacionados

  • Ciudadano Kane Ciudadano Kane, 1941

    El debut de Orson Welles como director en “Ciudadano Kane” (Citezen Kane) fue espectacular. Durante muchos años se ha considerado “la mejor película de todos los tiempos”, por lo que, a su vez, resulta difícil visionarla con claridad. Se han creado varios mitos alrededor del filme: que Welles recurrió a todo tipo de técnicas cinematográficas

  • Un ladrón en la alcoba Un ladrón en la alcoba, 1932

    La comedia romántica tal y como la conocemos hoy quizás no hubiera existido si no fuera por Ernst Lubitsch y su “Un ladrón en la alcoba” (Trouble in Paradise). Esta creación, anormalmente lujuriosa, sin embargo, no se parece mucho a la mayoría de películas de este estilo. En efecto, gracias a una transgresión del género

  • Grand Hotel Gran Hotel, 1932

    Presentada como “el gran espectáculo del siglo”, “Gran Hotel” es la primera película en la historia del cine en reunir a un reparto de estrellas: Greta Garbo, John Barrymore, Joan Crawford, Wallace Beery, Lionel Barrymore, Lewis Stone y Jean Hersholt. El productor de la MGM, Irving Thalberg, compró los derechos de la popular novela de

Hechos clave

Carteles de películas