Glosario cinéfilo: Femme fatale

femme-fatale



La femme fatale representa la idea de la mujer destructiva y fascinante, demoníaca y a la vez atractiva, que resurge a mitades del siglo XIX con fuerza. El protagonismo en el imaginario erótico masculino de la época, aunado a los cambios sociales, convierten a la mujer en una figura que si bien es hermosa, también es fatal.

Fue en 1860 que el arquetipo de la femme fatale resurgió, especialmente en Inglaterra, Francia y Bélgica. Este icono letal invadió el arte y la literatura; era la representación de la indecencia, una mujer seductora y misteriosa que subvertía el orden burgués.

En contraposición a esta iconografía, el ideal femenino era enfermizo, débil, inerte y famélico, signos de pureza y atracción. La idea romántica de la mujer era frágil e inválida; el signo de pureza mental y física que se representaba en el arte. Era esto a lo que las mujeres aspiraban. Ser femenino era ser algo sin vida.

Resultado de imagen de femme fatale

Una de las primeras causas es la aparición de movimientos feministas que buscaban la emancipación de la mujer; las peticiones de estas mujeres en búsqueda de igualdad alteraron los valores de la sociedad puritana inglesa. Y estas primeras luchas coincidieron con una gran depresión económica, por lo cual se asoció la crisis con los movimientos feministas.

A consecuencia de esto surge otro de los factores más importantes que dan vida a este icono; el temor masculino ante esta nueva idea de mujer que lucha por sus derechos, busca hacerse un lugar en la vida pública y entrar en el mundo laboral. El hombre comienza a sentirse amenazado ante esta mujer que puede hacerlo todo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los hombres esperaban que sus mujeres fueran las de antes: el día en casa limpiando sobre limpio y horneando tartas de manzana. Pero ellas no querían ser las de antes. Durante la guerra, trabajaron en fábricas y talleres, en cosas de hombres. Supieron que eran más que madres y esposas.

Al acabar el conflicto ellas se vieron obligadas a volver a sus casas. Los soldados reclamaban sus antiguos puestos de trabajo. Es lógico y humano que un país reintegre a sus veteranos de guerra, pero las cosas se hicieron mal. Los derechos de millones de mujeres fueron avasallados. Ellas vieron mermadas su economía y por tanto, su independencia.

Resultado de imagen de femme fatale

El cine que había alimentado las esperanzas y los sueños de millones de mujeres ahora las ridiculizaba. La femme fatal era la parodia de la mujer que no quería ser esposa ni madre.Un aviso para ellos: «Cuidado, chicos, con las mujeres que tienen ideas propias». Una amonestación a las mujeres: «Chicas, no penséis demasiado, puede llevaros al infierno».

Pero con la femme fatale, a la meca del cine se pegó un tiro por la culata:al demonizar la inteligencia de las mujeres, la puso de relieve.

0Shares
enero 13, 2020