EL UNIVERSO DE LOS ZOMBIS, descubreló en +QCine

0Shares

El cine de zombis nació, en Hollywood y es un subgénero del cine de terror encuadrado dentro de la Clase B o incluso Z, pero que cuenta con una amplia representación de películas a lo largo de la historia. Como género independiente cuenta con sus propias convenciones, de las cuales la única fundamental es la presencia de los “muertos vivientes”.

LOS INICIOS

Aunque pocos años antes se había realizado un documental sobre zombis y vudú, el primer largometraje de ficción propiamente dicho fue White Zombie. Fue estrenado en 1932, y estaba protagonizado  por Bela Lugosi, que interpretaba el papel de un brujo que usa ritos vudú para controlar el cuerpo de una chica.

El legendario actor húngaro estaba viviendo sus mayores momentos de gloria; el año anterior había protagonizado la inmortal adaptación de Dracula por la que pasará a la historia, y tenía un lucrativo contrato con los poderosos estudios Universal. Sin embargo, White Zombie fue una producción independiente rodada sin grandes medios, como proyecto personal del mítico productor Victor Halperin.

LA EVOLUCIÓN DEL GÉNERO EN LOS AÑOS 50

Si los años treinta fueron los del auge del cine de terror y los cuarenta los de su declive, los cincuenta estuvieron caracterizados por la repentina explosión de la ciencia ficción, y por extensión llegó al género de terror. El subgénero zombi no pudo librarse de esa omnipresente influencia, aunque muchas veces fuese asimilada de manera bastante surrealista. La principal consecuencia de ese influjo fue que en los nuevos guiones, el origen de los zombis cambió. El vudú era sustituido por la energía atómica o los extraterrestres.

Existían hasta la fecha pocas películas de zombis de cierta calidad. El cine de zombis se consideraba un género de terror menor, podríamos catalogarlo como serie Z, nadie pensaba en que se convirtiese en un género respetable. En 1957 eran básicamente un relleno barato al que los pequeños estudios recurrían de vez en cuando para ofrecer algo de variedad en mitad de la fiebre cinematográfica de los marcianos y la energía atómica.

Pero lo peor estaba por llegar. Fue hacia el final de la década cuando el cine zombi empezó a sumergirse en el más absoluto desmadre, una espiral de psicodelia que iba a generar productos deliciosamente aberrantes. La británica The woman eater, de 1958, fue la primera película de zombis que usó abiertamente el reclamo del sexo.

Hasta 1961, todos los largometrajes sobre zombis habían sido estadounidenses, salvo alguna excepción británica, como aquella del árbol caníbal heterosexual del que hablábamos en el anterior episodio. Pues bien, a partir de 1961 hubo varios países que se subieron al carro, convirtiendo el desmadre zombi en un fenómeno verdaderamente internacional. Entre las primeras en aportar su granito de arena estuvieron las dos principales industrias cinematográficas de habla hispana: México y, cómo no, España. El film mexicano Santo contra los zombies, estrenado en 1961, era la tercera de muchas películas protagonizadas por el célebre luchador.

ESPAÑA FUE UN REFERENTE EN LOS AÑOS 70

En nuestro país se abordó el terror de forma amplia, nuestra industria era una de las mejores productoras de terror cinematográfico de serie B. Donde la mayoría de esa producción obtuvo una notable repercusión a nivel internacional. Cuando en tiempos más recientes se ha producido un auge del cine español de terror, ha habido comentaristas que lo han hecho notar con sorpresa, tanto aquí como fuera, pero en realidad no estábamos asistiendo a un fenómeno nuevo, sino al revival de una antigua tradición que creíamos olvidada y que continuaba viva en nuestro subconsciente.

España se abrió el mercado exterior en 1971-72, e inmediatamente después sobrevino un periodo (1973-1975) en que el ritmo de producción de cine zombi en nuestro país alumbró más títulos relevantes que ninguna otra industria del planeta durante aquellos mismos años, incluida la estadounidense.

GEORGE A. ROMERO CAMBIÓ EL GÉNERO PARA SIEMPRE

El año 1968 fue el año en que el género zombi cambió para siempre con Night of the Living Dead del director George A. Romero, el cual era aspirante a cineasta cuya exigua carrera se reducía a un puñado de cortometrajes publicitarios y poca cosa más. Gran aficionado a la ciencia ficción y el terror, estaba deseoso de rodar un largometraje, pero siendo un completo desconocido no le quedaba otra que embarcarse en una aventura independiente. Carecía de dinero, recursos o apoyo de la industria, pero el empeño lo llevaría a dirigir uno de los grandes clásicos del cine de terror de todos los tiempos.

Romero había escrito un relato inspirado en la novela I Am Legend de Richard Matheson. Estaba tan, tan directamente inspirado, que el propio Romero no se corta en calificarlo como «plagio». Este relato se convertiría en la base de su primera película cuando desarrolló un guión a partir del mismo, junto a su amigo John A. Russo. Romero copió la idea de Matheson, intentando crear una precuela que tratase algunos matices que Matheson había pasado por alto en su propia novela, al hablar de una epidemia que transformaba a los seres humanos en monstruos.

Decidido a narrar en pantalla los primeros momentos de un cataclismo global protagonizado por cadáveres que retornaban de la tumba, estaba concibiendo la primera fusión realmente seria entre el subgénero zombi y la ciencia ficción apocalíptica.  Estaba creando el moderno cine de zombis tal como lo conocemos hoy. Night of the Living Dead terminó siendo una obra a medio camino entre el terror y la ciencia ficción, como lo habían sido The Invasion of the Body Snatchers Village of the Damned, por citar dos ejemplos famosos. El enfoque que iba a utilizar en su historia era sociológico; quería mostrar al público no solamente un puñado de muertos que caminaban y devoraban cerebros, sino la manera en que su aparición cambiaba las relaciones entre los seres humanos, y cómo los choques de personalidades se convertían en un problema añadido al de la amenaza zombi.

Ese enfoque es exactamente el mismo que han seguido empleando productos más recientes como 28 días después The Walking Dead, pero entonces constituía una novedad en el género zombi, aunque se había podido ver en otras películas de terror-ciencia ficción, caso de Los pájaros de Alfred Hitchcock. Sin embargo Romero fue el primero que describió un cataclismo protagonizado por muertos vivientes. Él inventó el Apocalipsis Zombi y productos como The Walking Dead son poco menos que una larga extensión de aquel film de 1968. Sin embargo, entonces nadie estaba preparado para la llegada de una película semejante y creo que ni el propio Romero era consciente de hasta qué punto iba a romper esquemas. Todo lo que sucedió a raíz de su estreno es el mejor ejemplo.

El cine de Zombis pasó de ser serie Z a serie B a lo largo de los años, en la actualidad es un género muy apreciado y hasta el universo televisivo se a visto arrollado por una avalancha de productos de esta temática, desde el drama más oscuro a la comedia mal loca, disparatada y gamberra, pasando por la ciencia-ficción. Todo esto es lo que repasaremos en el programa +QCine en Radio Nova.

+QCine, el programa que emitimos en Radio Nova, realizará mañana jueves 5 de diciembre, un largo especial en la sección CLÁSICOS DEL CINE DE TERROR, sobre el universo de los Zombis. Además como complemento, tendremos la sección, Adivina a que película pertenece la melodía, donde deberéis adivinarla junto a Javier Pérez-vico el co-presentador del programa, el tema que estará sonando. El programa de radio +QCine, se emite en directo de 20 a 21 horas. Puedes escucharlo en +QCine de Radio Nova(escucha aquí online). También podrás descargar los audios en Ivoox, Itunnes y Spotify. Para sugerencias y consultas: masquecine@radinova.cat

 

0Shares