BAILANDO CON LOBOS, un clásico para ver en familia

4Shares

Existen clásicos de cine para recordar y ver una y otra vez en familia, me refiero a Bailando con Lobos, un film que dirigió en 1990 Kevin Cosner, actor norteamericano que con esta su primera película como director consiguió un gran éxito de taquilla y de crítica.

Kevin Cosner conocido actor, ha realizado películas como Los intocables de Elliot Ness de 1987 con Sean Connery y Robert de Niro. Campo de Sueños de 1989, pero fue precisamente Bailando con lobos, que aparte de interpretar también dirigió la que le reportó más renombre y éxito.

Posteriormente realizó otra gran película JFK caso abierto de 1991 sobre la vida de John Fitzgerald Kennedy y su homicidio. Ese mismo año nos sorprende con otro taquillazo Robin Hood príncipe de los ladrones junto a Morgan Freeman. En 1992 otro taquillazo junto a la gran cantante y fallecida recientemente Whinney Houston, El Guardaespaldas. Pasando a interpretar otro gran éxito de Clint Eastwood, Un mundo perfecto de 1993 y el western Wyatt Earp de 1994, hasta ese entonces Kevin Cosner encarriló una serie de películas comerciales, interesantes y taquilleras junto algunas más intensas y profundas, que le dieron el nombre de uno de los actores más cotizados del mundo y sobretodo por ser el actor que consiguió con su primera película como director un éxito de taquilla y crítica increíble algo inesperado por todos.

Vamos hacer un inciso en su carrera profesional ya que en 1990 dirigió y interpretó su gran película, la cual se ha convertido en un clásico del cine reciente, Bailando con lobos.

“Nos encontramos en 1860, en vísperas de la Guerra de Secesión y a punto de terminar el periodo de colonización del Oeste (1785-1890), el teniente John J. Dunbar se dirige a un lejano puesto fronterizo que ha sido abandonado por los soldados. Su soledad lo impulsa a entrar en contacto con los indios sioux y, gracias a ello, conoce a “En pie con el puño en alto”, una mujer blanca que fue adoptada por la tribu cuando era niña. Poco a poco, entre Dunbar y los sioux se establece una relación de respeto y admiración mutuos.”

La película duró unas tres horas, un gran metraje y una producción costosa, llena de grandes exteriores y melodías inolvidables compuestas por John Barry, creador de Memorias de Africa y el tema principal de James Bond entre otras. Posteriormente saldría una vez estrenada en formato DVD, una edición especial coleccionista del director con más minutos si cabe de película que la alarga hasta las casi 3 horas y media pasadas.

La película está basada en la novela homónima de Michael Blake y fue premiada con siete Oscars(mejor película, mejor director, mejor guion adaptado, mejor fotografía, mejor sonido, mejor B.S.O. y mejor montaje) y nominada a otras 5 categorías es una de las películas más exitosas del cine norteamericano. En los Globos de oro también se llevó algunos premiso mejor película dramática,guión y director.

La música de la película fue compuesta y dirigida por el compositor John Barry, que le reportó su cuarto oscar de la academia, pasando a convertirse en una de sus obras más valoradas por el público. La edición de la partitura salió en 1990, pero posteriormente salió una reedición en 1995 y en el 2004 que contenía toda la partitura en su totalidad.

Es una obra compuesta para orquesta sinfónica y presenta una factura y desarrollo clásicos, fieles a la tradición musical del género de las bandas sonoras. Se estructura a partir de varios temas: el de John Dumbar, Calcetines, En pie con el puño en alto, los indios lakota y las praderas americanas. Barry se esforzó por dotar a la composición de una emotividad lo más compatible posible con los objetivos de Kevin costner, realzando la película enormemente. Uno de sus mayores aciertos es, paradójicamente, el no presentar música en ciertos pasajes de la película, reservándola para otros más pertinentes: presentación de personajes, transiciones entre secuencias, escenas de acción.

Su orquestación es típicamente “barryniana”. Alterna de manera sencilla el metal (especialmente trombones y trompas) con tuttis de cuerda y adornos a base de percusiones y trompetas. Su ritmo es en general pausado, sentimental, pero contundente. Como queriendo resaltar la sencillez de las emociones que pretende representar la película: libertad, amor, amistad, etc. Su sónido es americano, pero alejado del sonido western típico, acaso porque la película no es un wester al uso, sino un drama épico ambientado en la frontera americana.

En definitiva, se trata de una banda sonora de merecido prestigio debido al acierto de sus temas, la inclusión de la música, desarrollo, orquestación y sonido. Una auténtica obra de arte. Este es el tracklist de la edición de 1995.

En esta película de 17 millones de dolares, en parte producida por Orion y otros productores nacionales y europeos, es diferente a cualquier otra. En un género como el Western, el cual ya estaba abandonado desde hacía mucho tiempo, Kevin Cosner consigue hacer una larga película, complicada con escenarios como Dakota y muestra “El lado humano y familiar de los nativos americanos que siempre habían sido estigmatizados como salvajes y violentos”. Costner demuestra que su visión (la de un auténtico líder) como nuevo realizador es la de hacer un revisionismo histórico y contar la otra verdad, la barbarie con la que los soldados de Estados Unidos actuaron en contra de esos a quiénes consideraban salvajes y que no tenían derecho a las tierras que poseían.

El final de la película es desgarrador, se utiliza la voz en off en la última escena de la película, donde se destaca lo que Costner quiso mostrar al público norteamericano: que la historia era otra.

“13 años después sus hogares quedaron destruidos, sus búfalos exterminados, el último grupo de siux libre fue sometido a la autoridad del hombre blanco en el fuerte Robinson, Nebraska, la magnífica cultura de los caballos de las llanuras se extinguió y la frontera americana pronto pasaría a la historia”.

4Shares
diciembre 31, 2017

Etiquetas: , ,