Alan Silvestri, colaborador de Robert Zemeckis

Alan-Silvetri
0Shares

Alan Silvestri - Programa 1 de 3 - Fecha: 05/04/2019 - Programa: 394

Alan Silvestri - Programa 2 de 3 - Fecha: 02/05/2019 - Programa: 396

Alan Silvestri - Programa 3 de 3 - Fecha: 23/05/2019 - Programa: 399

Alan Silvestri es un compositor cuya popularidad y ritmo de trabajo le han permitido mantener una carrera que dura ya más de 30 años, en los que ha sabido permanecer en primera línea tanto del cine más comercial y popular como en proyectos más pequeños e independientes. Es también sobradamente conocido por su estrecha colaboración con el director Robert Zemeckis, asociación que permanece sólida e inamovible desde el comienzo de las carreras de ambos. En los últimos años, también se ha dado a conocer entre las generaciones más jóvenes gracias a su labor en dos de las películas de superhéroes de Marvel.

Y el nombre, igual que nuestro anterior compositor que repasamos Michael Giacchino, pues el nombre de Alan Silvestri proviene de una familia de ascendencia italiana por parte de sus abuelos, procedentes del Piamonte.

Ya desde muy joven demostró una clara vocación musical, y enseguida empezó a formarse como batería e inclinándose hacia los instrumentos de percusión para, posteriormente, mostrar interés en ampliar sus miras hacia el fagot, el clarinete, el saxofón y la guitarra. Tras formar parte de distintas bandas, en las que escribía y componía las canciones, se inscribió en el Berklee College of Music de Boston, donde accedió al curso de compositor musical. Y aquí empezó el germen de lo que vendría posteriormente.Tras graduarse, el músico se enroló en el grupo de Wayne Cochran and the C.C. Riders, donde recorrió Estados Unidos en giras y de concierto en concierto.

Pero sus inquietudes le llevaban más hacia la composición orquestal pura que hacia la interpretación de un solo instrumento. Silvestri enseguida encontró un hueco en Hollywood, tras pequeños trabajos en películas de bajo presupuesto. Su debut en un largometraje de cierto renombre fue en El clan de los Doverman del año 1972, estamos escuchando el Main Titles de fondo. Donde compartía créditos con otro compositor. Ésta sería el primer trabajo de Silvestri en el mundo del cine sin ningún tipo de conocimiento de composición.

Poco después, llegarían sus siguientes trabajos en películas de bajo presupuesto como Las Vegas Lady (1975) donde ya fue compositor oficial de la banda sonora en solitario o The Amazing Dobermans (1976), como dato curioso de esta película decir que como protagonista aparecía el gran bailarín de los años 40 y 50, Fred Astaire, que casualmente hablamos de él en el especial sobre el musical de Hollywood.

Resultado de imagen de the amazing dobermans

THE AMAZING DOBERMANS (1976)

A partir de ese momento, alternaría cine y televisión.  Compondría la música para un capítulo de la serie Starsky y Hutch y poco después, la Metro Goldwyn Meyer le encargaría la música central de "CHiPs", un trabajo que duraría desde el 1978 hasta 1983, llamada aquí como La patrulla motorizada.

Resultado de imagen de chips la patrulla motorizada

CHIPS, LA PATRULLA MOTORIZADA 

El estilo rítmico y fresco de Silvestri enseguida llamó la atención de productores y directores, especialmente de uno en concreto. Robert Zemeckis el cual era un director joven y sin casi experiencia, solamente con un par de comedias, y estaba intentando sacar adelante una película de aventuras clásica nacida a la sombra del tremendo éxito que había tenido la primera película de Indiana Jones, pero con más toques cómicos y románticos. Romancing the Stone, traducida aquí por el nombre de Tras el corazón verde, era la primera película de Zemeckis con amplio presupuesto, estrellas de primer nivel y localizaciones exóticas. La historia gira en torno a Joan Wilder interpretada por Kathleen Turner, una escritora de novelas románticas, que debe viajar a Colombia con un misterioso plano para que su hermana sea liberada por unos traficantes de droga que la han secuestrado. Cuando llega, alguien está a punto de asesinarla, pero la salva Jack Colton (Michael Douglas), un aventurero buscavidas que se parece demasiado a los héroes que protagonizan sus novelas.

Sabiendo que necesitaba un músico competente, confió en Silvestri y en su estilo que mezclaba lo moderno y lo clásico de forma eficiente. El resultado fue una acertada mezcla de sinfonismo con toques modernos que resaltaban el aire aventurero y cómico de la cinta. La película fue un éxito, y ahí nació una colaboración que continúa hoy en día.

Resultado de imagen de tras el corazon verde

TRÁS EL CORAZÓN VERDE 

Los 80 supusieron la irrupción de Silvestri en el mundo del cine, su establecimiento en el cine más popular y trabajando con los directores más prominentes del momento. Pero antes de hablar de uno de sus grandes momentos, un año después en 1985 llegaría Los ojos del gato. Con la jovencisima Drew Barrimore, la niña de ET y James Wood, basada en una novela de Stephen King. Tres diferentes historias entrelazadas por un gato; la primera relata la historia de un hombre que intenta dejar de fumar. La segunda gira en torno a una peligrosa apuesta y la última el único que puede salvar la vida de una niña de un duende diabólico es el mismo gato. Un tema, cantado muy interesante, sobre una película que pasó bastante desapercibida en la carrera del compositor, me refiero pasado los años, y viéndola desde la actualidad. A mí me gusta mucho este tema que acabo de descubrir preparando el programa.

Resultado de imagen de los ojos de gato pelicula

LOS OJOS DEL GATO

Pero la consolidación definitiva vendría en la siguiente película de Zemeckis: Regreso al futuro del mismo año 1985, la cual constituyó no solo un hito en la carrera de director y compositor, sino en la propia trayectoria del cine de esta década, una película que prácticamente se ha convertido en leyenda con el paso de las décadas, permaneciendo fresca y original como el primer día. Algo a lo que contribuyó de forma muy decisiva el tema principal de Silvestri, uno de los más reconocidos y populares de la historia. Con Michael J. Fox y Christopher LLoyd, en una película de viajes en el tiempo con un maravilloso coche, el Delorean. Por cierto, quien lo desee puede buscar los especiales de +QCine que hicimos sobre toda la saga.

Partitura de frenéticas y ampulosas melodías con las que el compositor, además de acompañar la acción, otorga un cariz deliberadamente exagerado. Recurre para ello a música sinfónica y una aplicación que, en determinadas escenas, se asemeja a la habitual en el cine de animación. Destaca su esplendoroso tema principal. Escucharemos el tema principal, que es una delicia.

Resultado de imagen de regreso al futuro

REGRESO AL FUTURO

Ese mismo año llegaría Fandango, con Kevin Costner, una comedia de aventuras de unos jóvenes que se debaten después de graduarse en hacer un viaje antes de que las vida les cambie con el matrimonio, el trabajo y la dura realidad de la Guerra del vietnam. También llegaría la banda sonora de Malditas vacaciones con el actor John Candy como protagonista, un actor que fue muy famoso en los 80 y 90, y que desgraciadamente fallecido en 1994.

Al año siguiente en 1986, hizo la bso de El clan del oso cavernario con Daryl Hannah, película de aventuras en la prehistoria, algo diferente y arriesgado de un director que tuvo un recorrido casi nulo en cine.

Resultado de imagen de el clan del oso cavernario, 1986

EL CLAN DEL OSO CAVERNARIO

Su siguiente trabajo sería Delta Force con Chuck Norris Lee Marvin, consta de dos películas, que en aquella época eran bien recibidas por el público, con una bso típica de esa década.

Resultado de imagen de delta force, 1986

DELTA FORCE 

La siguiente película es El vuelo del navegante de ese mismo año 1986, filme de aventuras y ciencia ficción con un tema parecido al anterior, pero con una evolución que nos sigue mostrando lo mejor de los sintetizadores.

Resultado de imagen de el vuelo del navegante, 1986

EL VUELO DEL NAVEGANTE

Seguiría trabajando sin parar el bueno de Alan Silvestri, y ese 1986 continuaba haciendo bsos como churros. Dias Rebeldes fue otra de las bandas sonoras que hizo para esta película de jóvenes deportistas que se preparaban para las Olimpiadas.

Durante el resto de la década, trabajaría en películas igualmente célebres como Depredador con Arnold Schwarzenegger. Un alienigena se las hace pasar canutas. Partitura de imponente arranque, donde se aúna sentido épico y tono apocalíptico. Prosigue con temas de acción contundentes y agresivos, aunque el compositor mantiene en todo momento un estado de latente tensión.

Resultado de imagen de depredador

DEPREDADOR

Seguimos avanzando porque nos acercamos a otro de los momentos importantes del compositor, pero antes en 1987 compondría la bso de la película Increible suerte con la actriz y cantante Betty Midler. Un mar de lios, una comedia romántica con Goldie Hawn, Kurt Russell. El compositor era un experto en trabajar mucho y rápido creando bandas sonoras para cualquier estilo, desde acción, drama, comedia. Y a pesar de que aquellas melodías creadas eran variopintas y sonoramente muy interesantes, las películas de las que provienen, no fueron grandes títulos, a pesar de que los repartos eran muy interesantes. Entre esos años 85,86 y 87 hacía una media de cuatro o cinco películas por año, un ritmo endiablado.

Otro ejemplo fue, Estado Crítico con el malogrado Richard Pryor, Quien no ha reído con alguna de sus películas?. La película Mi amigo Mac, una película familiar de ciencia ficción que lo mejor que tiene es la banda sonora, del genial compositor. Escuchamos un breve momento de la OVERTURE.

Resultado de imagen de mi amigo mac

MI AMIGO MAC

Pero ese año 1988 fue el momento de otro gran estreno Quien engaño a Roger RAbbit ? una expectacular puesta en escena de personajes de animación de Warner, disney y demas seres animados, que pocas veces se verán en la historia del cine. Con un reparto de grandes actores, Bob Hoskins, Christopher Lloyd, Joanna Cassidy, entre otros. La mezcla de personajes de animación con actores fue difícil para la época, pero salió de forma espectacular, valiéndole 3 Oscar y un premio especial.

La banda sonora es una extensa y completa partitura sinfónica, en la que el compositor, además de hacer una elaborada revisión del tipo de música que habitualmente se empleaba en los cortos de animación (con las melodías frenéticas, puntuaciones precisas, etc.), dedica también espacio al acompañamiento de la acción de manera grandilocuente, eufórica. Incluye asimismo fragmentos de jazz y lo convierte todo en un sofisticado espectáculo sonoro.

Resultado de imagen de quien engaño a roger rabbit

QUIEN ENGAÑÓ A ROGER RABBIT

La siguiente década vería a Silvestri firmemente asentado en la primera división del cine de Hollywood. Tras las nuevas entregas de Regreso al futuro 2, que llegaría en 1989, ya que esta entrega y la siguiente se rodaron seguidas, algo nunca visto hasta la fecha. Si en la primera entrega iban al pasado, aquí Doc vuelve con su flamante coche Delorean, mucho  más modernizado, para llevárselo al futuro y solventar un problema grave que afecta al futuro del futuro hijo de Marty Macfly. Un rocambolesco enredo que solo se puede ver, ya que explicándolo no hay manera de entenderlo. Escuchamos los temas The West y Main title.

Resultado de imagen de regreso al futuro 2

REGRESO AL FUTURO 2

Pues ha llegado el momento de la despedida, la semana que viene continuaremos donde lo dejamos y escucharemos bandas sonoras maravillosas, como fueron, y siguen siendo hoy dia, Forrest Gump, Naufrago y un sinfín de bandas sonoras, donde descubriremos al mejor Alan Silvestri en su vertiente más dramática, pero continuaremos con sus otras temáticas como la comedia, el western, la acción y la ficción.

Segunda parte de Alan Silvestri

Alan Silvestri, en el año 1989 sería la primera y la última vez que colaboró con James Cameron en la película Abyss, otro gran éxito de una película con unos maravillosos efectos especiales. Un equipo de científicos de una instalación petrolífera es contratado por la marina norteamericana para llevar a cabo la operación de rescate de un submarino nuclear atrapado, en extrañas circunstancias, en el fondo del mar, justamente al borde de una grieta abisal de varios kilómetros de profundidad. Un grupo de las fuerzas especiales del ejército acompañará a los científicos. Muy pronto éstos últimos empiezan a sospechar que lo que está sucediendo en las profundidades abisales es algo tan extraño que, en principio, escapa a su comprensión. James Cameron director reconocido, que después de esta película haría, Aliens el regreso, Terminator 2, Titanic y Avatar, sentó las bases de la ciencia ficción y creó una buena película con unos efectos de gran nivel para aquellos años.

Banda sonora que se apoya en un breve pero enérgico tema principal y que se complementa con melodías más pausadas con las que el compositor recrea los enigmas de los fondos marinos, dotando al conjunto de una gran tensión y zozobra a la vez que un cuidado lirismo.

Abyss 1989

En la siguiente década Alan Silvestri la inaugura con la banda sonora de Regreso al futuro 3, hablamos de 1990, como no podía ser de otra forma. Aquí nos vamos al pasado de nuevo, pero en este caso mucho más allá, ya que lo hacemos con Doc, que está viviendo en el oeste, y este le avisa de que la máquina está averiada. Cuando ésto sucede Marty descubre una foto de una tumba donde indica que Doc había fallecido, y no le queda otra que volver para avisarle. La banda sonora sigue siendo notable.

Regreso al Futuro 3, 1990

Arma Joven empezó con una nueva forma de recuperar el Western con jóvenes actores que después serían muy conocidos. El protagonista es el famoso Billy el Niño y el elenco de actores es increíble. La segunda entrega, Intrépidos foragidos fue compuesta por Alan Silvestri. El interesante thriller, La noche de los cristales rotos de Wolfgang Petersen nos mostró al Alan Silvestri siniestro y sinuoso. Un film que tiene aires de clásico con Greta Scacchi y Tom Berenger.

Entonces empezó a especializarse en comedias a las que otorgaba un aire fresco y dinámico gracias a sus partituras. Películas como Tu novio huele mal es una de ellas y El padre de la novia que tuvo reconocimiento y éxito de taquilla ya que actuaba el conocido cómico, Steve Martin que en aquella época aparecía en todas las comedias de éxito. Diane Keaton es la pareja del protagonista y es una comedia solvente con una bso correcta y muy clásica. Partitura de bellas y divertidas melodías, que enfatizan la acción, dan con el adecuado tono sentimental-familiar al conjunto y que cuenta con un destacado tema principal, de aire evocador.

Resultado de imagen de el padre de la novia

El padre de la novia, 1991

También es el caso de La muerte os sienta tan bien de 1992 y Super mario Bross,  que se beneficiaron del estilo lúdico y rítmico del compositor. Pero a mediados de esa década llegaría el mayor triunfo, especialmente a nivel de premios, del tándem Robert Zemeckis y Alan Silvestri. Estamos hablando de Forrest Gump (1994), el cual fue un auténtico trueno y un éxito totalmente descomunal, ganando los Oscars a Mejor Película y Mejor Director, y otorgándole a Silvestri su primera nominación.

Aquí el músico demostraba su calidad y su talento con una partitura alejada de las grandes orquestas de metales que habían marcado toda su carrera anterior, para componer una música minimalista y sensible, enmarcada por un tema principal sencillo y muy emotivo interpretado a piano que también se ha convertido en uno de sus sellos principales y una de sus melodías más recordadas. Forrest Gump  interpretado por Tom Hanks, sufre desde pequeño un cierto retraso mental. A pesar de todo, gracias a su tenacidad y a su buen corazón será protagonista de acontecimientos cruciales de su país durante varias décadas.

Partitura de amplias y hermosas melodías, muy líricas, que abarcan todos los giros argumentales del filme con un criterio uniforme y coherente. El compositor otorga cierta grandilocuencia épica, pero contenida, que engrandece al personaje protagonista, al que se trata a modo de héroe. Hay espacio también para lo romántico, con temas en los que el piano es el instrumento más destacado, y un aire general nostálgico y evocador.

Forrest Gump, 1994

Durante el resto de la década, el compositor tuvo la oportunidad de probar en géneros distintos, como el western, Rápida y mortal de 1995, Ellen que es interpretada por Sharon Stone, es una bella y misteriosa forastera, llega a una pequeña ciudad del Oeste y se inscribe en una peligrosa competición en la que pistoleros procedentes de todas partes arriesgan sus vidas a cambio de fama y dinero. Los motivos de Ellen son muy distintos: quiere vengarse de Herod (Gene Hackman), un hombre sin escrúpulos que domina la ciudad, por el daño que le hizo a su familia en otros tiempos. Partitura en la que el compositor parte de un poderoso tema principal par luego desarrollar una sucesión de temas típicos del género, con influencias mexicanas y ritmos modernos.

Se adentró en la ciencia-ficción postapocalíptica con, Judge Dredd, protagonizada por Sylvester Stallone, la acción de Eraser, con  Arnold Schwarzenegger, o las siempre recurrentes comedias, Un ratoncito duro de roer de 1997 dirigida por Gore Verbinsky, el cual ha dirigido algunas de las películas de Piratas del caribe, la historia gira en torno a dos hermanos, los Smuntz, heredan de su padre una gran mansión en la cual vive un pequeño ratón que intentará evitar, por mil y un medios, que los nuevos propietarios se deshagan de la casa. Ágil creación que parte de un scherzo con una melodía retentiva y divertida, y que en el resto prosigue en la misma línea, pero con estilos diversos como el jazz, el vals o temas de acción.

Resultado de imagen de un ratoncito duro de roer

Un ratoncito duro de roer, 1997

Como podemos ver el compositor se volvió un habitual de las producciones más comerciales de los 80 y 90, era un acierto tenerle en todas esas películas y dentro de lo posible, daba su toque diferenciador en cada una de las bandas sonoras que hacía.

Aunque en todas siempre dejaba su sello de calidad y su experiencia, en mayor o menor medida, Silvestri demostraba que con nadie más tenía tanta química y complicidad que con Robert Zemeckis. Su película Contact de 1997, también fue saludada como una estupenda muestra de calidad orquestal, uniendo el estilo minimalista de la anterior película del dúo con una inmersión en la ciencia-ficción más reposada. El compositor subraya los aspectos más líricos del filme con una contenida música sinfónica que adopta una posición de suave apoyo, sin que sobresalga en ningún momento. Si en los anteriores trabajos entre el director y el compositor era imperativo que la partitura fuese escuchada, en tanto que otorgaba a los largometrajes un dinamismo muy necesario, aquí no ocurre lo mismo, ya que la película se sustenta en los preparativos para un encuentro que ha de durar muy poca parte del metraje. Por eso, la música tiene poco peso específico, salvo en los episodios de la infancia de la protagonista y en los créditos finales.

Contact, 1997

Antes del cambio de siglo compuso Stuart Little que tuvo su secuela en 2002 sobre un ratoncito adoptado por una familia y tiene una dulce y fantástica banda sonora que te hace soltar alguna lagrimita en más de una ocasión. Partitura de comedia, enfática y dinámica, con notable tema principal y melodías en similar línea, que juegan la baza de aderezar lo humorístico, incluso en sus temas aparentemente siniestros.

Stuart Little, 1999

Y  la entrada en el siglo XXI lo hizo por todo lo alto ya que puso la música de Naufrago, la película de su amigo y director habitual Robert Zemeckis, interpretada por Tom Hanks. Película premiada y con gran crítica,  que cuenta la historia de Chuck Noland, un ejecutivo de la empresa multinacional de mensajería FedEx, se ve apartado de su cómoda vida y de su prometida a causa de un accidente de avión que lo deja aislado de la civilización en una remota isla tropical en medio del océano. Tras cuatro años de lucha por la supervivencia, completamente solo en la isla, Chuck aprende todas las técnicas de subsistencia mientras sufre la tortura de la soledad. La solución: arriesgar la vida adentrándose mar adentro. Para esta película sin apenas música, en la que se primó el silencio como fuente sonora principal (junto con los monólogos del protagonista, la música del mar, etc), el compositor escribió un poderoso tema, que conjugaba un contenido sentido épico con un adecuado dramatismo, y se insertó en muy específicas partes del filme, para reforzar la tragedia que se avecinaba (en el principio) y la libertad alcanzada (al final).

Naufrago, 2000

Esta nueva década no significó un bajón en el ritmo de trabajo de Alan Silvestri. No,no, para nada. Prácticamente cada año o cada dos ha ido participando en multitud de proyectos, tanto en todos los de su inseparable Robert Zemeckis como en muchos otros. Y siempre demostrando una versatilidad sin límites en cualquier género. Showtime la comedia policial de Eddy Murphy, En que piensan las mujeres, la comedia con Mel Gibson, la aventurera, clásica y trepidante de El Retorno de la Momia de 2001, esta trilogía interpretada por Brendan Freiser que tanto éxito tuvo. El compositor ha escrito para esta secuela una extensa partitura que, aunque se asemeja en lo espectacular con lo creado por Jerry Goldsmith para la anterior entrega, se diferencia de aquella por la ausencia del sentido de humor que aportó éste, cuya obra subrayó los aspectos más místicos y decadentes de la leyenda de los faraones. Prefiere prestar su servicio a la acción en su estado puro, a base de imponentes y majestuosas melodías de corte sinfónico que son realzadas por masas corales. Hay empleo de música étnica egipcia y, en su conjunto, es un fastuoso ceremonial épico, que se cierra con un tema final realmente impactante.

El regreso de la Momia, 2001

También realizó una película para Disney Lilo y Stitch aunque solo tuvo 15 minutos de banda sonora y el resto fue canciones, pero a pesar de eso hizo un buen trabajo. abordó el suspense y la intriga en, Lo que la verdad esconde del año 2000 o Identidad de 2003 con Ray Liota y John Cusack en un thriller de terror muy interasante. Pasando por la acción gótica de Van Helsing de 2004. Partitura sinfónica, con coros y una variedad temaria conservadora y eficiente: música heroica para el personaje protagonista, cuyo tema incluye guitarra, siniestra para Drácula; un notable tema de amor y todo ello entrelazado de modo sencillo.

Enviado por el Vaticano, Van Helsing inicia allí su lucha contra el conde Drácula y las criaturas bajo su control con Hugh Jackman y Kate Beckinsale.

Van Helsing, 2004

 

En 2004 realizó una de sus mejores bandas sonoras, Polar Express, donde cosechó su hasta el momento última nominación al Oscar, en este caso a la Mejor Canción. Película de animación navideña, donde un niño emprende un extraordinario viaje en tren hacia el Polo Norte. A partir de ese momento empieza una aventura que le servirá para conocerse a sí mismo y que le enseñará que la magia puede estar siempre presente en la vida a condición de creer en ella. Espectacular y en ocasiones mágica creación sinfónica, que aporta un cariz bucólico sin ser en ningún momento edulcorado, sino serio y sentido, muy emotivo. El compositor aplica voces corales, precisión instrumental y el poderío de cautivadoras melodías. Que bonita bso que tantas veces hemos escuchado y puesto en este programa.

Polar Express, 2004

En 2006 hizo la banda sonora de Salvaje una producción nuevamente de Disney, que no tuvo demasiado éxito. Y también el mismo año dio comienzo a una trilogía de películas interpretadas por Ben Stiller llamada, Noche en el museo. Donde el compositor también realizaría las bandas sonoras de sus secuelas de 2009 y 2014. Cuenta la historia de Larry es un soñador de buen corazón que se cree destinado al éxito. Cuando acepta un trabajo de guardia de seguridad en un museo, empiezan a ocurrir cosas extraordinarias: gladiadores, guerreros, toda clase de personajes épicos empiezan a cobrar vida. Para resolver el caos, Larry le pide consejo a la figura de cera del Presidente Teddy Roosevelt (Williams), que intentará ayudarlo a salvar el museo. El compositor realizaría todas las bandas sonoras de la saga. En esta primera incursión realiza una partitura sinfónica que recupera a un compositor en su esplendor, aunque sigue una línea tradicional en muchos de sus postulados. Se destaca tanto por su imponente tema principal como por su capacidad de mantener el ritmo y el nivel en los temas secundarios, aportando grandilocuencia y sentido del humor a partes iguales, con momentos frenéticos muy adecuados.

Noche en el Museo, 2006

Partes 3 de Alan Silvestri

Nos encontramos en 2007 y Alan Silvestri como vemos, va haciendo otro tipo de historia más oscuras, ya hemos dejado las comedias y aventuras familiares y ahora nos vamos a los thrillers, a la acción y también como no a la épica brutal de Beowulf una producción de 2007 nuevamente con su inseparable director Robert Zemeckis. Adaptación del poema épico Beowulf. En un tiempo de héroes, el poderoso guerrero Beowulf da muerte al demonio Grendel, provocando la ira de su monstruosa aunque seductora madre, a partir de lo cual surge un conflicto que transforma a un rey en una leyenda. Imponente partitura en la que el compositor incluye lo espectacular, lo romántico, lo aventurero y lo dramático con cuidada precisión. Sus melodías son esplendorosas, su sinfonismo radiante y su uso coral apabullante. Aporta un tono legendario y mágico, pero también arcaico, con poderosas percusiones. Su tema principal es excelente

Ya vimos como el compositor volvía con Robert Zemeckis para rodar la navideña, The Polar Express, y pocos años más tarde regresó nuevamente con aires navideños con la bso de A Christmas Carol, o como llamamos aquí, Cuento de Navidad en 2009. Esta película volvió a utilizar la captura de movimiento con Jim Carrey, Gary Oldman, Colin Firth, Robin Wright, Cary Elwes, Bob Hoskins y un extenso reparto, tan colosal, se enfundaron el traje para rodar las escenas y luego por CGI, capturar todos los movimientos, igual que se hizo en The Polar Express y que puso un antes y un después en esta técnica tan novedosa e interesante. Su música fue inolvidable y hoy día la seguimos escuchando.

Resultado de imagen de A Christmas Carol

Ahora nos adentramos en la segunda década del nuevo siglo que ha supuesto la irrupción de Alan Silvestri en el género de moda, el cine que desde hace bastantes años marca el ritmo de Hollywood y sus ganancias: los super héroes. Y la culpa entre comillas la tiene Marvel. Es verdad que la compañía que actualmente pertenece a Disney desde 2009, no se ha destacado demasiado a la hora de cuidar la parte musical de sus películas, no dejando demasiado espacio para que los músicos puedan desarrollar ideas o tener importancia en los guiones de las películas. Con todo, el compositor Alan Silvestri accedió al carrusel de películas del estudio en 2011, con Capitán América, primer vengador, y si bien no alcanzó las cotas más altas como había hecho con sus trabajos con Robert Zemeckis, demostró que su experiencia y su talento hacían que un trabajo solvente y normal como éste quedara bastante por delante en cuanto a calidad de las demás composiciones realizadas hasta el momento en las otras películas.

Resultado de imagen de Capitán América, primer vengador

Ya conocemos la historia de este super héroe  nacido durante la Gran Depresión de los años 30, donde Steve Rogers creció como un chico enclenque en una familia pobre. Horrorizado por las noticias que llegaban de Europa sobre los nazis, decidió enrolarse en el ejército; sin embargo, debido a su precaria salud, fue rechazado una y otra vez. Enternecido por sus súplicas, el General Chester Phillips le ofreció la oportunidad de participar en un experimento especial: la "Operación Renacimiento". Tras administrarle el “Suero Super-Soldado” y bombardearlo con “vitarrayos”, el cuerpo de Steve se hace perfecto. A continuación, se sometió a un intensivo programa de entrenamiento físico y táctico. Y Tres meses después, le encomendaron su primera misión como Capitán América. Armado con un escudo indestructible, emprenderá la guerra contra el mal como centinela de la libertad y líder de los Vengadores. Comenzó una saga de tres películas, aunque el compositor solo hizo la primera entrega. A pesar de la solvencia demostrada por el compositor en filmes fantásticos y de super héroes, esta es una partitura eficiente y funcional.

El músico volvió a repetir al año siguiente en uno de los mayores éxitos de Marvel: Los Vengadores de 2012, donde le bastó con crear un tema principal retentivo y potente, y acción trepidante y bien resuelta para solventar la papeleta y mostrarse tan sólido como de costumbre. Aunque no alcanzara la chispa de genialidad de otros trabajos de su carrera, por supuesto.

Resultado de imagen de Los Vengadores 1

De las cuatro películas que se han realizado, y una de ellas se acaba de estrenar recientemente, en tres Alan Silvestri hace la banda sonora, menos en la segunda entrega.

El compositor aplica una contundente y enérgica partitura sinfónica que engrandece escenarios y aventura. Lo hace con absoluta solvencia y poderío melódico, en lo que es una creación muy elaborada en cada uno de sus temas, que abarcan lo épico, lo dinámico y, en menor medida, lo dramático. Sin embargo, saca poco provecho de su tema principal, por otra parte no especialmente brillante, y que además queda algo diluido en el conjunto de temas musicales de la banda sonora. Pero está por encima de la media en este tipo de filmes.

También hizo la bso de El vuelo de Denzel Washinton y Los Croods una nueva película de animación que tuvo cierto éxito, aunque sus partituras eran funcionales, con algún tema principal interesante, pero no las escucharemos porque no son de lo mejor, aunque siempre ofrecía su punto de vista y una calidad demostrada con eficacia a lo largo de los años.

En 2014 Alan Silvestri participó en la Bso de una serie de tres temporadas sobre el espacio inspirada en el famoso Carl Sagan, llamada Cosmos una odisea del espacio. Más de 30 años después de que Carl Sagan buscase los límites del universo y del hombre a través de la ciencia, la nueva Cosmos propone un nuevo viaje hacia las estrellas. Presentado por el prestigioso astro-físico Neil deGrasse Tyson, esta continuación explora cómo descubrimos las leyes de la naturaleza y encontramos nuestro lugar en el tiempo y el espacio. Serie muy interesante premiada en diferentes eventos.

Resultado de imagen de Cosmos una odisea del espacio

Notable creación sinfónica en la que el compositor saca máximo partido de los recursos melódicos y orquestales tanto para enfatizar la grandeza de los escenarios como la emoción que despierta el misterio del Universo. Lo hace manteniendo estable una dualidad musical, donde alterna lo clásico con lo moderno, empleando algunos instrumentos étnicos y sonoridades acústicas, que enfatizan la sensación de lo infinito. Pero su perspectiva, y la mirada que se imprime, es la de la fascinación y admiración, de un modo a veces poético y lírico. Tiene momentos pletóricos.

La saga de Noche en el museo, que tuvo tres partes, el compositor Alan Silvestri se encargaría de todas ellas y en 2009 tuvo su continuación, con el final que llegaría en 2014. La segunda entrega es prácticamente igual en lo que la orquestación se refiere y su interesante tema principal, prácticamente se repite, eso no la hemos escuchado en el orden cronológico por años. Pero si escucharemos un fragmento de la tercera y última entrega titulada El secreto del faraón, que mejora un poco a la anterior. El compositor mantiene la línea de los dos anteriores filmes, con música sinfónica enfática, grandilocuente, que da poderío y prestancia a la aventura. Es en todo momento solvente, sólida en su estructura y evolución, y muy clásica. El tema Teddy's Goodbye, más clásico y melancólico, acorde con el final de la saga.

En 2015 solo realizó un trabajo y como no para su gran amigo y director, Robert Zemeckis, en la película The Walk, aquí llamada El desafío. Interesante película basada en las memorias escritas por Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt), un funambulista francés que, en 1974, guiado por su mentor Papa Rudy (Ben Kingsley), se propuso un reto nunca antes realizado: recorrer sobre un cable el espacio que separaba las Torres Gemelas de Nueva York. El compositor aplica una banda sonora sinfónica que recorre los territorios ambientales, los dramáticos y los enfáticos, con variedad en temas y resultados algo dispersos. Se destaca, eso sí, por la solvencia y la fuerza de sus músicas para dar vigor y trascendencia a la preparación de la gesta, y notablemente por el sentido de humor, irónico, que imprime en algunos de sus momentos, ligeros. La parte más emocional se reserva para el tema principal, que obviamente eclosiona al final. Es una bella melodía, abierta y emotiva, que le da el adecuado tono épico y lírico.

Resultado de imagen de The Walk

Igual que pasó con el año anterior, el compositor debido a su edad, ha ido bajando el ritmo de trabajos. En 2016 ya tenía 66 años y aquellas décadas de los 80 y 90 donde no paraba de componer entre tres a cuatro partituras por año, ya llegó a su fin. Aquellos productos comerciales que vistos ahora tienen su valor, y que el compositor supo darles personalidad. También tuvo tiempo para crear grandes melodías como la de Forrest Gump y Naufrago, nominadas y que le dieron prestigio. Y durante la década de los dos mil en adelante supo buscar trabajos más personales.

En 2016, volvió a trabajar con Robert Zemeckis en la película Aliados. Estamos en el año 1942 en el protectorado francés de Marruecos, durante la Segunda Guerra Mundial.

Max (Brad Pitt) es un espía canadiense del bando aliado que llega a Casablanca y se hace pasar por marido de Marianne (Marion Cotillard), una francesa miembro de la resistencia con buenas relaciones con el régimen de Vichy. Ambos deberán cumplir una peligrosa misión en el norte de África por órdenes de Londres. No es una de las mejores bso's pero su tema principal está muy bien.

En 2017 no realizó ninguna bso, pero en 2018 trabajaría a las ordenes de Steven Spielberg para crear una bsos muy ochentera, donde este señor se desenvuelve como pez en el agua, y aunque no había trabajado todavía con Steven Spielberg como director, pero si lo había hecho muchas veces como productor. En esta ocasión sabía Spielberg que este era el compositor idóneo. Ahí que decir que Spielberg siempre ha trabajado con John Williams y ahora que está bastante mayor y de salud delicada, ha tenido que buscar otros compositores, y está claro que Alan Silvestri es un gran compositor, no laureado y reconocido como John Williams, pero que puede perfectamente conseguir con su música llegar al estilo del gran maestro. Spielberg lo sabía y para esta película que hablaremos ahora, como no, estamos hablando de Ready Player One, uno de los mayores éxitos del director en los últimos años, fue una asociación perfecta.

Resultado de imagen de Ready Player One

Estamos en el año 2045. Wade Watts es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada "Oasis". Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de "Oasis" como del mundo real, para hacerse con el premio.

El compositor aplica una poderosa creación sinfónica que inicialmente comparte el espacio del filme con canciones ambientales, ochenteras, que se aplican para la ambientación del entorno real en el que vive el protagonista y también para acompañarle en su diversión. Cuando la aventura trascendente comienza, y con ella el peligro, entonces Silvestri toma el control dramático de la banda sonora, con una música que evoca (deliberadamente) aquellas con las que se significó en los ochenta, particularmente Back to the Future (85), cuyo espíritu está presente en el conjunto de una obra que no es narrativa ni pretende serlo, sino que marca, enfatiza y vigoriza los acontecimientos según se suceden. Hay un tema principal genérico, más para la aventura que para el protagonista, pero la intención dominante es la de fomentar la impresión de caótico frenesí, y de evitar dotar al protagonista de un aire heroico, poniéndolo así en más dificultades. Le dedica, eso sí, música sentimental para resaltar la bondad de su carácter y la nobleza de sus intenciones. La ausencia de Williams no solo no es dañina -salvo para los acérrimos, e injustificadamente- sino que esta ha sido una oportunidad que el compositor venía mereciendo desde hace más de 20 años. Porque su música y su estilo clásico deja en evidencia las carencias de tantos compositores industriales que trabajan en la actualidad.

También en 2018 realizó la tercera entrega de Avengers infinity wars, Con Alan Silvestri regresando al mundo de Marvel, la música con mayúsculas regresa también al género. Es una afirmación un tanto rotunda y seguramente injusta para con otras creaciones, pero lo cierto es que esta es una creación que está muy por encima de la media, supone un paso adelante considerable con respecto a lo que el compositor hiciera en el filme de 2012 (del que aprovecha y desarrolla temas) y sacrifica -sin renunciar a ello- lo espectacular en beneficio de lo dramático y narrativo. Es clásica, elaborada y en momentos casi operística, pero oscura, turbia, que expone las luces pero también muchas de las sombras de los personajes, y no solo del antagonista. Hasta el tema de los vengadores suena funerario, sin fuerza, crepuscular.

Resultado de imagen de Avengers infinity wars

 

Frente a otros tratamientos musicales más elementales y básicos cuando no simples (en los filmes Marvel) este es mucho más elaborado y complejo, y con este el compositor logra redimensionar el conjunto del filme y dotarlo de mucha mayor profundidad y expresividad, que llega al espectador y que redunda en hacer de la historia relatada una más interesante y atractiva. Hace años esta hubiera sido una banda sonora más de tantas (y de hecho no se puede posicionar en lo mejor de su ilustre creador), pero vista la mecánica industrial en el cine blockbuster el que Hollywood haya recurrido al veterano compositor en lugar de a tantos que juegan en la liga del The Imitation Game puede explicarse porque estos ya no ofrecen más que estancamiento, rutina y aburrimiento. Nada que ver con Silvestri.

Tanbién en 2018 hizo la partitura para Bienvenidos a Marwen, otra vez con Robert Zemeckis. Film inspirado en el documental "Marwencol" (2010), que narraba la historia real de Mark Hogancamp, un hombre que tras sufrir un terrible asalto estuvo en coma nueve días, tras el cual se despertó con una amnesia completa. Su única terapia fue construir en su jardín unas maquetas con figuras de soldados de II Guerra Mundial. Sencilla creación sinfónica que el compositor desarrolla en los terrenos de lo sentimental y de la comedia (sentimental también) Un bello tema principal para el protagonista es el eje sobre el que se estructura el conjunto de esta banda sonora, aportando un punto de inocencia y ternura, también de cierta fragilidad pero especialmente revistiendo al personaje de un aura de bondad. Frente a esta y a melodías en similar línea, otros temas marciales, algo pomposos, pero simpáticos, para remarcar su peculiar mundo y la determinación en su empeño.

Fin del especial sobre Alan Silvestri realizado en tres partes.

 

0Shares